23 mayo, 2016 Bodas 0

Trash the dress en un lugar abandonado

Trash the dress en un lugar abandonado

Ya hemos hablado anteriormente de las sesiones trash the dress, esta moda nos pe dar una segunda vida a nuestros trajes de novia permitiendo que vayan más allá de ser guardados en el armario dejándolos acumular polvo.

El vestido de novia es uno de los elementos materiales más importantes en una boda, lo cuidamos tanto y ponemos tanto mimo para que permanezca perfecto que en muchas ocasiones no conseguimos disfrutarlo tanto como nos gustaría. Lo mismo ocurre con el traje del novio, todo tiene que estar impoluto, por lo que en muchas ocasiones las fotografías de boda quedan más encorsetadas de lo que nos gustaría. Es por ello que el trash the dress está tan de moda.

Entre los entornos en los que se desarrolla esta sesión de bodas uno de los preferidos son los edificios abandonados. El contraste de la pureza del blanco, unido a su belleza y elegancia en contraposición con un lugar sucio, y en muchas ocasiones medio derruido, causa una impresionante composición que remarca la belleza del vestido.

De igual modo la iluminación tenue confiere a las sesiones un cierto halo de teatralidad que no se consigue en otros entornos. Es una forma de sacar de contexto a los novios para conseguir un impacto mayor de las fotografías. Este entorno no siempre es adecuado para todos los gustos, sin embargo no se puede negar el resultado impactante que tienen las fotografías en estos lugares.

POSTS RELACIONADOS